Skip to content

Formación Bonificada

La Formación Bonificada es una ayuda que reciben las empresas de forma anual para formar y desarrollar a sus empleados. Es decir que todas las empresas tienen una subvención anual por parte de la administración para, exclusivamente, invertirla en cursos de formación homologados por la propia administración, a través del organismo responsable para velar por este tipo de formación que es la FUNDAE.

Diferencias entre la formación Subvencionada, Programada y Bonificada

La terminología es uno de los grandes problemas del sector de la formación. La mezcla de términos impide en la actualidad poder tener conceptos bien definidos y que determinen una tipo de formación u otra. En general el concepto de formación subvencionada ha englobado a toda las acciones formativas que son gratuitas parcial o totalmente. En la actualidad se usa el término para todo tipo de formación, así que normalmente hay que diferenciarla de la formación programada o bonificada. Podríamos decir que hay dos grandes tipos de formación subvencionada:

  1. Aquella acción formativa en la que interviene la empresa directamente
  2. Aquella acción formativa en la que no interviene la empresa directamente

En el primer caso estaríamos ante lo que llamaremos formación bonificada o formación programada. La empresa juega un papel fundamental en este tipo acciones formativas puesto que es el sujeto que decide sobre la ayuda o subvención que recibe por parte del estado. Decide cómo se invierte esta ayuda, quién es el beneficiario dentro de la empresa y sobre que tipo de cursos se realizará la inversión de la subvención. Incluso puede decidir no utilizar la subvención. Cosa que en España pasa bastante, aunque básicamente por desconocimiento. Casi el 80% de las pequeñas empresas desconocen este mecanismo y pierden anualmente esta subvención. En cambio la mediana y gran empresa suele utilizar esta herramienta formativa.

En el segundo caso estaríamos ante la llamada formación subvencionada. Las ayudas a la formación las recibe directamente el trabajador para realizar de forma gratuita la acción formativa. La empresa no interviene de forma directa, ni tiene capacidad de decisión. Aunque sí que condiciona de forma indirecta. Muchas veces este tipo de acciones formativas sobre trabajadores implica cumplir una serie de requisitos personales (Edad, Nivel de estudios, Sexo, etc) y requisitos relacionados con la empresa en la que se esté trabajado (Sector de actividad, Número de trabajadores, etc). Por lo tanto aunque la empresa no interviene de ningún modo, condiciona la acción formativa. Por esta razón es normal solicitar la cabecera de la nómina para comprobar que el trabajador cumple todos los requisitos que exige la administración en cada acción formativa.

La Formación programada no tiene carácter de subvención

Técnicamente la formación programada o subvencionada no tiene carácter de subvención. Esto según declara la propia ley general de subvenciones. En realidad es un sistema que se financia a través del pago que se realiza cada mes a la seguridad social

Cómo funciona la Formación Bonificada

Como hemos comentado la formación bonificada es una ayuda que reciben las empresas. Esta ayuda se traduce en una cantidad anual de dinero que exclusivamente puede utilizarse para formación de trabajadores contratados por la empresa. Antes de hablar de la cuantía de la ayuda y de qué depende esa cuantía hay que tener varías cosas en cuenta:

  • Las ayudas que recibe la empresa para formación se hace efectiva a través de bonificaciones a la seguridad social. Esto quiere decir que las empresas se descuenta el importe de la ayuda a través de la reducción de las cuotas a la seguridad social que deben realizarse cada mes. Por lo tanto cuando una empresa tenga que hacer frente al importe que le corresponde pagar en concepto de seguridad social por los trabajadores que tiene contratados, ese mes pagará menos. En función de la ayuda que le corresponde.
  • Esta es una ayuda voluntaria. ¿Qué queremos decir con esto? Si una empresa no usa esta ayuda, prefiere no utilizarla o desconoce su existencia la ayuda se pierde. Llegado el 31/12 el importe de la ayuda que no se ha utilizado se pierde (En realidad tiene que ser mucho antes, ya que para poder recibir la ayuda primero el trabajador o trabajadores deben haber realizado la acción formativa…esto lo veremos más adelante). Es decir la ayuda no se acumula para el siguiente año.
  • Cada año la ayuda se renueva. El objetivo de esta ayuda es incentivar a las empresas a que formen a sus trabajadores, desarrollando así las competencias profesionales y la competitividad empresarial. Por esta razón, las empresas cuentan con esta ayuda a la formación cada año. El importe irá en función de unas variables que veremos más adelante.

Importe de la ayuda o crédito formativo: Calcular el crédito formativo de una empresa

Todas las empresas sin importar el tamaño o la fecha de creación dispondrán de una ayuda económica para la formación. Existe un mínimo que toda empresa tendrá independientemente de cualquier otra consideración. Ese importe es 420€/año.

Ahora enseñaremos a calcular el crédito formativo de una empresa. Y cuando decimos crédito formativo, en realidad estamos hablando de la ayuda o subvención pero es el lenguaje que usa la administración en este caso. Hay dos formas de calcular el crédito de la empresa, una es la complicada y otra la sencilla. Por alguna razón la complicada es la que todo el mundo quiere conocer, así que vamos allá. Para calcular el importe asignado debemos tener en cuenta que se utilizan los datos del año anterior. Es decir para saber el importe que asignan a nuestra empresa en 2018, los cálculos que hacemos están hechos con los datos de 2017.

Lo primero que debemos saber es el número de trabajadores que tuvo la plantilla de la empresa en el año anterior. En este caso como queremos calcular la bonificación que vamos a tener en 2018 para poder realizar cursos de formación, necesitamos saber el número de trabajadores de la empresa durante 2017. Para ello utilizamos el concepto de Plantilla Media. Que es el suma del número de trabajadores divido entre el número de meses de un año: 12.  Este dato también aparece en los recibos de liquidación de cotizaciones a la seguridad social.

Una vez tenemos este número debemos ver en que nivel  se encuentra la empresa:

Plantilla Media entrePorcentaje de Bonificación
1 a 9 trabajadores100% de bonificación
10 a 49 trabajadores75% de bonificación.
50 a 250 trabajadores60% de bonificación.
más de 250 trabajadores50% de bonificación.

Vamos a ver que significa el porcentaje de bonificación.

¿Qué es el porcentaje de Bonificación y que implicaciones tiene para la empresa?

Toda empresa tiene un importe anual para la formación en función de las cotizaciones realizadas el año anterior a la Seguridad Social. Este importe es la base sobre el que se calcula la ayuda o crédito formativo para el año en curso. Este importe, sea cual sea, deberá multiplicarse por un coeficiente o porcentaje de bonificación que va en función del número de trabajadores que tenga la empresa. Por lo tanto a medida que la empresa es más grande este porcentaje va disminuyendo y por lo tanto la cantidad de subvención, proporcionalmente, es menor. ¿Por qué? Se entiende que a medida que la empresa es mayor tiene más posibilidades y recursos para invertir en el desarrollo de la plantilla. Por contra cuanto más pequeña es una empresa menos recursos puede dedicar a la formación de sus trabajadores.